Si no hablo de Juego de Tronos me da algo malo. Como buena friki hija de vecina esperaba impaciente y con algo de miedo el estreno de la primera temporada. Y tras un piloto casi calcado del libro que me dejó con ganas de más, la serie siguió su curso. Y qué curso.
Además constituyó una pequeña presentación de los personajes principales. Un Eddard Stark muy bien interpretado por Sean Bean (que me parece a mi que se va a encasillar como Boromir y de ahí no va a salir), una Catelyn querible dentro de lo que cabe (a mi esta mujer no me termina de caer bien); Arya y Bran para comérselos… y un largo etcétera muy gustoso.

De momento el único defecto que le he encontrado es, visualmente hablando, que los cromas “se notan mucho” pero, sinceramente, puedo sobrevivir. Se lo perdono solo por ese opening tan fantástico y porque me hizo gritar como una niña pequeña “¡Mira! ¡Desembarco del Rey! ¿Invernalia? ¡Increiiiiible!” (que mi pobre novio no sé como no me echó de su casa)

Además han adaptado muy bien el primer libro. Hay algunos detalles que no me han hecho gracia y que no puedo discutir porque igual resulta spoiler para algunos amigos que se están leyendo el libro (solo mencionaré la situación de los “No” de Drogo… y el que quiera entender, que entienda). Así como la adaptación de algunos personajes, entre ellos Sansa, que en el libro es una niña estúpida y en la serie lo sigue siendo, pero algo más bravucona… y no sé si me convence. Y los niños Stark tienen la edad distorsionada. Robb en el libro tiene 14 años y en la serie me encuentro con un muchacho más cerca de los 20 que de los 10 (y muy sexy, por cierto). Lo mismo con Sansa. Qué mal me caes, jodía. Que tienes 11 años, no 15.

Por otro lado, no tengo ninguna queja para Daenerys o Tyrion. Me han enamorado por completo. La lengua afilada del enano sigue intacta (y me voy a casar con él)

Una serie muy recomendable y altamente adictiva. Y aquí dejo el opening, para ir suscitando curiosidad…

Necesito el 1×07 para seguir siendo persona.

Anuncios