Ha sido inevitable. 2012 ha venido para quedarse y yo no he hecho mi lista de propósitos ni he comido churros a primera hora de la mañana con un vestido bonito y unos tacones de vértigo. Realmente, he pasado una Nochevieja un poco triste. Sola, en pijama y viendo Megamind. El jolgorio y la fiesta me han abandonado y espero que vuelvan pronto (y mira que soy lo más casero del mundo)

Y después del post insulso, procedo a felicitaros las fiestas y a desearos un buen año 2012. ¡Sobrevivid!

PD: Y haré mención especial a Juanlu. Ha sido lo más especial de 2011 sin duda alguna (y de parte de 2010)

Anuncios