Tras 11 meses de abandono, he regresado para hablar de Electrick Children, una película maravillosa dirigida por Rebecca Thomas.

ImagenEn Electrick Children tenemos a Rachel (Julia Garner), una adolescente que pertenece a una familia mormona y que apenas tiene conocimiento de otra vida más allá de las fronteras de su comunidad. Un día, encuentra un casette con música rock que le supone una experiencia única y fascinante. Meses después descubre que está embarazada y escapa hasta Las Vegas para encontrar al grupo que interpreta la canción de la cinta y dar una solución al enigma de su inmaculado embarazo.

Tras leer el argumento, me decidí a verla esperando encontrarme una cosa totalmente distinta y, la verdad, agradecí enormemente no encontrar lo que me esperaba y haber podido presenciar tal maravilla.

La fotografía es exquisita, así como la banda sonora que me tuvo atrapada de principio a fin.

Pero sin duda, lo que más me cautivó fue su protagonista: Rachel. Es un personaje que transmite inocencia y tranquilidad pero sin llegar a pecar de ingenua y sin llegar a dejarse transformar por ese otro mundo que se encuentra cuando escapa de casa. Se mantiene fiel a si misma en cada momento y por ello es un personaje que me ha encantado. Además de que Julia Garner es preciosa.

Una película muy recomendable. Puede que a la mayoría no le parezca una gran maravilla o una película que vaya a pasar a la posteridad en el mundo del cine, sin embargo es una joyita digna de verse.

Y el tema causante del embarazo de Rachel es pegadizo hasta decir basta.

Anuncios